Sigue el acampe en la fábrica de Burzaco que cerró y dejó a sus trabajadores en la calle

En medio de la crisis economica que sufre el pais, cerró la empresa Arcynur, ubicada en Burzaco, y dejo a decenas de trabajadores en la calle.

fabrica, burzaco
Cerró una fabrica en Burzaco y dejo a decenas de trabajadores en la calle

Cerró una fabrica en Burzaco y dejo a decenas de trabajadores en la calle

Treinta y cinco empleados de Arcynur, ubicada en el Parque Industrial de Burzaco, llegaron a su trabajo el lunes por la mañana y se encontraron con un candado en la puerta que les impedía el ingreso. 

“Terminamos la jornada el sábado y cuando nos fuimos a presentar el lunes, habían cambiado la cerradura. Pusieron cadenas y candados en todos los portones de acceso. No tuvimos ningún tipo de contacto con la patronal. Nos soltaron la mano”, explicó el delegado Marcelo Serrano, al portal Info Región.

El empleado también indicó que, junto a sus compañeros, no tienen “amparo sindical ni de nadie más” y que se encuentran “en el aire”.

“Pusieron cadenas y candados en todos los portones de acceso. Nos soltaron la mano”

“No tuvimos ningún tipo de contacto con el sindicato. No nos consideramos despedidos pero tampoco estamos trabajando”, recalcó. Los dueños de la firma, Alejando y Rubén Navarro, aun no se conectaron con ellos.

La Fábrica

La fábrica operaba hacía más de 10 años en Burzaco, aunque hace tres cambió su nombre de Ran Bat al actual Arcynur.

“En ese entonces éramos 60 compañeros y terminamos siendo 35. Hubo una importante reducción de personal. Desde el lunes estamos acampando con la familia a cuestas esperando que se solucione”, apuntó Serrano.

En el parque industrial de Burzaco, el delegado se encuentra en vigilia junto a sus compañeros recibiendo la ayuda de los vecinos y también para “evitar el vaciamiento de la maquinaria”.

“Nos contaron que el domingo a la noche llegó un camión y se llevó las últimas baterías que estaban a la venta”, indicó.

LEER MÁS: Acampe en el Parque Industrial de Burzaco por cierre de una fábrica de baterías

“Por suerte contamos con la ayuda de los vecinos, quienes nos donaron mercadería de todo tipo. Hicimos un fondo de lucha acá pidiendo solidaridad para los compañeros. Tuvimos varias agrupaciones que también se acercaron y nos dieron su solidaridad.Hoy somos nosotros pero mañana puede ser cualquiera”, concluyó Serrano.