El delegado Rubén Darío Altamirano que camina los barrios con los trabajadores

Rubén Darío Altamirano, es supervisor de ventas de La Serenísima Mastellone en General Rodríguez y fue elegido como delegado por Atilra, lugar que desde que asumió no deja de conquistar derechos para los trabajadores. Su pago chico, La Matanza, es una enorme carga para él y es por eso que ya comenzó a caminar con fuertes aspiraciones políticas.

“Mauricio Macri eliminó la esperanza de los trabajadores”

En diálogo con Timing Político, Rubén Darío Altamirano comenzó destacando el nuevo gobierno y definió que primer gran impacto es que no esté más Mauricio Macri quien “eliminó la esperanza de los trabajadores, luego de que en cuatro años dejó a cientos en la calle”.

En este sentido se mostró esperanzado con que la Argentina de a poco está caminando. “Como compañero Alberto Fernández está trabajando de abajo para arriba porque hay gente que se quedó sin nada”, destacó respecto al Programa Argentina sin hambre y la tarjeta Alimentar.

“La leche subió un 15 por ciento en enero en comparación al mismo mes que año pasado”

“Para nosotros (el gremio Atilra) esto es muy bueno porque la rueda está empezando a funcionar”, hizo énfasis midiéndolo en la venta de leches que es su rubro: “La leche subió un 15 por ciento en enero en comparación al mismo mes que año anterior y en lo que va de febrero se está vendiendo muy bien”.

“Tengo una expectativa muy grande. El compromiso que se tomó con el pueblo, el apoyo de los trabajadores lo tiene”, remarcó Rubén Darío Altamirano, quien además de delegado de Atilra General Rodríguez es secretario de industria y Desarrollo de CGT sección Lomas de Zamora Carlos Costello.

El compromiso de Altamirano en tiempos neoliberales

Luego, Rubén Darío Altamirano relató lo que hicieron entre vecinos de La Matanza con la agrupación “Unidos somos más”, en medio de la crisis social y económica.

Es que Rubén Darío Altamirano, que también es integrante del Movimiento popular de Mayo y tiene pasión por La Matanza, el pueblo que lo vio nacer. Creció en Manzanares con sus padres empleados municipales de toda la vida, es por eso que siempre tuvo una carga con su pueblo.

“Manzanares me vio nacer y viví los grandes momentos de mi vida. Y en los años liberales cuando volví a la casa de mamá me di cuenta de la necesidad. Así que es así que con un grupo de amigos y vecinos le dimos comida todos los días jueves a los que más necesitaban del barrio para darle un beneficio al que no lo tenía”, relató sobre su trabajo solidario que le dio de comer a 70 familias.

Esa acción solidaria es parte de la pasión por la gente que tiene Rubén Darío Altamirano que hace que crezca en él sus intenciones por lograr, a través de la gestión, llegar a más vecinos de La Matanza. “Todavía no pudimos estar en la mesa de decisiones del barrio y la delegación pero seguimos caminando”, expresó.

Sobre el presente de La Matanza admitió que tiene ganas de salir adelante pero hay mucha necesidad. “Se necesita un trabajo constante porque La Matanza es profunda”, completó.

“Lo que prometí, lo cumplí”, señaló Rubén Darío Altamirano

Sobre su rol en el gremialismo, contó una anécdota que lo marcó a fuego. Cuando asumió como delegado, Rubén Darío Altamirano logró cumplir dos importantes promesas que hizo.

“Antes de llegar a ser delegado, el problema para la masa de supervisores era el kilómetro en la Serenísima, porque utilizamos los autos y tienen un gasto continuo y quizá hacemos muchos kilómetros y hace unos años atrás valía un peso el kilómetro, y nos iban aumentan de a centavos y yo empecé a reclamar que necesitábamos 4 pesos con 10”, relató el delegado de Atilra General Rodríguez.

“Yo seguí peleando por ese aumento y cuando llegó a asumir como delegado logró ese aumento que se convirtió en una leyenda porque nos saludábamos diciendo ‘4 con 10’ como forma de reclamo”, concluyó. A esto se suma el extra por la ropa laboral y las computadoras.

“Vengo caminando los barrios con los trabajadores en medio del neoliberalismo de Mauricio Macri”

Rubén Darío Altamirano expresó sus aspiraciones políticas y sus intenciones de llevar toda su trayectoria en el gremialismo a la tarea política. “Vengo caminando los barrios con los trabajadores en medio del neoliberalismo de Mauricio Macri“, lanzó.

En este sentido, insistió en que si bien tiene aspiraciones, tiene la convicción de que las puede cumplir como lo hizo con el “4 con 10”, que lo convirtió en leyenda.