La Iglesia está apenada por la postura del gobierno

Desde la iglesia consideran que la administración macrista se deja llevar por estadísticas o las opiniones del consultor Jaime Durán Barba.

Tras la renuncia del subsecretario Valentín Díaz Gilligan en medio de denuncias por haber omitido una cuenta en Andorra y de la multitudinaria marcha de Hugo Moyano, en el gobierno retomaron la iniciativa con un tema sensible al habilitar la discusión parlamentaria del aborto.

Conscientes de la resistencia a la iniciativa de una Iglesia comandada por el Papa Francisco,defienden el derecho a que cada legislador tenga libertad de conciencia al decidir su voto. Mientras tanto, un obispo consultado admitió que la noticia despertó “pena” entre los prelados que se sorprendieron ante la decisión de un “gobierno que se maneja por estadísticas o por (las opiniones de Jaime) Duran Barba”.

La novedad se conoció ayer luego que el jueves se realizará la primera reunión de coordinación parlamentaria del oficialismo que encabezó el jefe de Gabinete, Marcos Peña y reunió a otros funcionarios nacionales y a los principales legisladores de Cambiemos de ambas cámaras.

Aunque Macri, al igual que Cristina Kirchner en su momento, declaró estar en contra de esa práctica, dio vía libre a que se debata en el Parlamento. “‘Cuando se autorizó el matrimonio igualitario en la Ciudad también hubo quejas y ahora lo vemos a Horacio (Rodríguez Larreta) participando en ceremonias de matrimonios gays”, apuntó un calificado vocero consultado.

En tanto, otro funcionario consultado rechazó que la difusión del tema apunte a lograr un golpe de efecto. ‘Viene a continuar una política del PRO que es dar debate con todo. Se puede dar un debate interesante, con especialistas, en el Congreso. Incluso dentro de nuestro espacio va a haber libertad de conciencia y sabemos que hay quienes están a favor y en contra”, explicó. En la semana el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, dijo estar ‘a favor de la vida’.