Pino Solanas denunció a Aranguren por operaciones entre Shell y su Offshore

El senador Pino Solanas denunció penalmente al ministro de Energía por quedarse con siete de los ocho barcos que le dieron a Shell.

shell western supply and trading, aranguren

Juan José Aranguren quedó en el ojo de la tormenta tras la nueva filtración de los Paradise Papers. Ahora fue denunciado penalmente por el senador Fernando “Pino” Solanas. Quien lo acusa de haber ocultado deliberadamente en sus declaraciones juradas su nexo con dos offshore vinculadas a Shell.

LEER MÁS: Aranguren también figura en los “Paradise Papers”

La denuncia penal de Pino Solanas contra Aranguren

Pino Solanas radicó la denuncia en el juzgado Federal de María Servini de Cubría se basa en que -mientras era CEO de Shell- Aranguren integró los directorios de al menos dos sociedades offshore: Shell Western Supply and Trading Limited (subsidiaria de Royal Dutch Shell PLC) y Sol Antilles y Guianas Limited (filial de la petrolera anglo-holandesa).

La denuncia penal indica que Shell Western Supply and Trading Limited es la principal adjudicataria por la compra de gasoil por parte del Gobierno. Sin embargo, Aranguren como funcionario no cumplió con la Ley 25.188. La misma le exige incluir en su declaración jurada sus antecedentes laborales, lo que incluye este vínculo con las offshore. 

En concreto, explica que Shell Western Supply and Trading Limited en abril de 2016 se quedó con siete de los ocho cargamentos de gasoil licitados por Cammesa. Este es un organismo que depende de Aranguren. Además de la operación -revelada el año pasado por Perfil– también se detalla que YPF, la compañía de petróleo con mayoría estatal, también participó en el proceso ya que estuvo encargada de elegir a los oferentes que luego contrató Cammesa.

En la denuncia se aclara que Aranguren se “excusó” de las negociaciones con Shell y dejó a cargo al ministro de Producción, Francisco Cabrera. Sin embargo, para Solanas no existe forma de controlar esa excusación, siendo de toda evidencia que la política energética es de resorte exclusivo del ministro del área.

Es decir, Aranguren tendría siempre el voto final: es quien decide qué es lo que se va a hacer y con quién se va a negociar, más allá de la intervención de Enarsa o de Cammmesa que además dependen de su propia cartera.

Cuando se llevó a cabo la operación, Aranguren era accionista de Shell y en ese sentido habría una manifiesta incompatibilidad por intereses cruzados. Como accionista de Shell, el ministro estaba de un lado del mostrador vendiendo GNL, y después estaba del otro lado del mostrador comprando GNL.

Solanas lo acusa de que esta relación no era “neutral”: estuvo casi 40 años como ejecutivo de la empresa vendedora y apenas dos años de ministro comprador, pero siempre accionista de la británica Shell central, ahora con única sede en La Haya.

Paradise Papers manchó a Aranguren

A raíz del nuevo escándalo que se desató con los Paradise Papers, la Oficina Anticorrupción (OA) les pidió recién ayer a Aranguren y su par de Finanzas, Luis Caputo, que “ratifiquen o rectifiquen” los datos de sus respectivas declaraciones juradas.

LEER MÁS: Paradise Papers: La Oficina Anticorrupción pidió explicaciones a Aranguren y Caputo

Los datos, que fueron difundidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), señalan los vínculos de ambos ministros con sociedades offshore.

Caputo aparece como quien manejó el fondo de inversión Alto Global Fund, inscripto en las Islas Caimán, un paraíso fiscal. Este dato le valió un comunicado de Unidad Ciudadana, la fuerza política de Cristina Kirchner, donde le exigen a Mauricio Macri la inmediata salida de Caputo de su gobierno.