viernes, diciembre 9, 2022
26.4 C
Buenos Aires

5 formas de mejorar la limpieza y la higiene de las manos para evitar la propagación de enfermedades infecciosas

Recomendadas

‍La propagación de las enfermedades infecciosas depende de muchos factores: la complacencia, la falta de atención, las percepciones erróneas, etc. Por ejemplo, si alguien lleva ropa sucia o una mascarilla sucia al trabajo todos los días, es probable que esa persona no sea consciente del potencial de infección.

Del mismo modo, si todo el mundo conoce un brote grave de una enfermedad infecciosa pero nadie ha sido diligente en las prácticas de higiene de las manos o en la educación higiénica, esto sólo conducirá a la complacencia.

Tomemos como ejemplo la propagación de enfermedades mortales altamente contagiosas como la gripe. Las personas pueden tardar entre dos semanas y varios meses en desarrollar los síntomas de la gripe.

Esto significa que, aunque se contraiga la gripe, aún queda tiempo antes de que se presenten síntomas de cualquier otra enfermedad mortal (por ejemplo, la neumonía). El mismo patrón es válido para muchas otras enfermedades infecciosas.

Por qué es tan importante la higiene de las manos

La higiene de las manos es tan importante porque es la única forma de prevenir la transmisión de muchas enfermedades infecciosas. A diferencia de otras partes del cuerpo, las manos están casi siempre en contacto con nuestra boca, exponiéndolas potencialmente a los gérmenes de otras personas.

Algunos de estos gérmenes, como los que causan los resfriados, pueden no causar ningún daño, mientras que otros, como los que causan infecciones potencialmente mortales, pueden ser mortales.

Si una persona está enferma o lesionada, sus manos también pueden estar contaminadas con bacterias, virus u otros patógenos que podrían causar una infección. Estos son sólo algunos ejemplos de las muchas razones por las que la higiene de las manos es tan importante para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas.

Lavarse las manos y otros aspectos básicos: ¿Qué pasos son los más eficaces?

Lavarse las manos es el paso más importante para prevenir la propagación de enfermedades infecciosas. Incluso si alguien no ha estado expuesto a patógenos en el pasado, si sus manos están sucias, es más probable que se exponga.

Para lograr una higiene óptima, hay que lavarse las manos con agua y jabón antes y después de comer, manipular carne cruda, tocar animales, ir al baño, utilizar la fotocopiadora, usar el ordenador, atender a otras personas y realizar otras actividades que puedan haberles expuesto a agentes patógenos.

El tipo de jabón y la cantidad de agua utilizada para lavarse las manos es de suma importancia. Los jabones con ingredientes antimicrobianos, como los que contienen alcohol, son especialmente importantes para prevenir la transmisión de enfermedades infecciosas. Los jabones con altas concentraciones de alcohol tienen una eficacia de aproximadamente el 70% contra las bacterias y los virus.

Tipos de jabones para la limpieza de manos

Los desinfectantes de manos no son eficaces para eliminar los patógenos de las manos y no deben utilizarse como sustituto del lavado de manos.

Los desinfectantes actúan eliminando los patógenos de la superficie, pero no matan los gérmenes que pueden estar al acecho en las grietas de los dedos. Por lo tanto, son más eficaces para prevenir el contagio de las manos que han tocado una superficie contaminada (como un inodoro o una jaula de animales) que las manos que no se han lavado con jabón.

Para una higiene óptima de las manos, hay que utilizar agua corriente o sin jabón para lavárselas. Algunos de los jabones más utilizados en el mundo son los de agua corriente o simple. Para una higiene más practica, se suele utilizar mucho los jabones líquidos para manos ya que es mucho más fácil y rápido su utilización.

Conclusión

La higiene de las manos es la forma más eficaz de prevenir la transmisión de enfermedades infecciosas. Para mejorar la higiene de las manos, hay que lavárselas con agua limpia y jabón durante al menos 20 segundos. Las manos deben enjuagarse durante al menos 15 segundos.

Además, hay que usar guantes desechables cuando se trabaja con materiales infecciosos. Estas medidas son las más eficaces. Las medidas adicionales, como el uso de un desinfectante de manos sin alcohol, deben utilizarse sólo cuando las manos estén visiblemente sucias.

Es importante recordar que la causa número uno de transmisión de patógenos son aquellos que no causan síntomas, como el virus de la gripe. La mejor manera de prevenir enfermedades graves como la gripe es practicar una buena higiene de manos.

Si se siguen estos consejos, se marcará la diferencia a la hora de prevenir el contagio de enfermedades infecciosas.

- Publicidad -

Últimas noticias