Aerolíneas Argentinas negociará la deuda con los gremios y dejará en suspenso las sanciones

Se decidió luego de una extensa reunión con los representantes de los seis sindicatos que agrupan al personal de Aerolíneas Argentinas.


Aerolíneas Argentinas negociará la deuda con los gremios y dejará en suspenso las sanciones


Luego de una reunión con los gremios del sector, la compañía Aerolíneas Argentinas aceptó negociar parte de la deuda que reclaman los sindicatos —por la actualización por la inflación de septiembre pasado— y dejó en suspenso la aplicación de las sanciones aplicadas a los empleados por la retención de tareas que paralizó unos 200 vuelos el pasado 8 de noviembre.

“Fue una reunión productiva, logramos abrir una mesa de diálogo. La empresa expuso sus puntos de vista, y lo mismo hicieron los gremios. Con esta convocatoria formal, queríamos dejar sentada nuestra verdadera vocación de diálogo. Que no es que lo decimos, sino que verdaderamente queremos dialogar todos los temas con nuestros trabajadores”, señaló Luis Malvido, quien ocupa el cargo de presidente de Aerolíneas Argentinas desde mediados de año.

LEER MÁS: Suspenden más de 300 empleados de la aerolínea de bandera

Las autoridades de la compañía se reunieron este lunes, durante más de tres horas, con los representantes de los sindicatos de pilotos (APLA y UALA), la Asociación de Aeronavegantes (AAA), y el personal de tierra agrupado en la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), los técnicos de APTA y la Unión del Personal Superior (UPSA).

Esto no significa que Aerolíneas haya cambiado en nada su postura sobre la situación paritaria. Pero sí que queremos hablar de ese tema, encontrar un acuerdo

Por diferentes interpretaciones sobre la paritaria que venció el 30 de septiembre pasado, los gremios reclamaban una actualización salarial por la inflación de septiembre (activada por la cláusula gatillo) que la empresa rechazaba. Ahora, según fuentes cercanas a las negociaciones, Aerolíneas reconoce que existe una parte de esa deuda que están dispuestos a negociar.


“Esto no significa que Aerolíneas haya cambiado en nada su postura sobre la situación paritaria. Pero sí que queremos hablar de ese tema, encontrar un acuerdo. La empresa entiende que la inflación de setiembre no estaba incluida en el acuerdo paritario. Pero vamos a analizar el tema y hacer una propuesta, más allá de la paritaria que ya venció”, explicaron.


La empresa también aceptó suspender la aplicación de las sanciones a quienes participaron de la medida de fuerza del 8 de noviembre. Pero advierten que el stand by será mientras continúe la “paz social”, pero no si hay nuevas medidas de fuerza. Una especie de conciliación no obligatoria.


En los próximos días, además de hacer una propuesta por la diferencia respecto a la paritaria pasada, la empresa también presentará un esquema de actualización por la paritaria próxima. Los gremios reclamaban un aumento del 6,5% por la inflación para el mes de septiembre.

Desde Aerolíneas Argentinas aclararon que también quieren sentarse a conversar con los gremios sobre competitividad
Negociar los acuerdos durante el mes de diciembre suele poner a la compañía en una situación menos ventajosa que otras compañías, cuyos acuerdos se discuten a partir de marzo. La empresa buscaría alguna forma de llegar a un esquemas de aumentos escalonados.

Pero, además, desde Aerolíneas Argentinas aclararon que quieren sentarse a conversar con los gremios sobre competitividad. “Después de las medidas de fuerza de las últimas semanas, tenemos que lograr que la empresa sea previsible, que recupere la confianza de sus pasajeros“, advirtieron.

La empresa, por ejemplo, podría negociar la posibilidad de brindar servicios a terceros (tráfico, rampa, mantenimiento y uso de simuladores), lo que actualmente es rechazado por los gremios. También ciertos “usos y costumbres” de los empleados que son tomados como privilegios.

Entre los logros de su gestión, desde la compañía enumeran que hoy vuela 18 rutas más y que cuenta con 8 aviones más que en 2015. También una mejora en su puntualidad que alcanzó su máximo histórico en agosto pasado con 91% de sus vuelos con salidas dentro de los 15 minutos del horario programado. Un porcentaje que cayó a 78% en noviembre por las 6 medidas de fuerza y asambleas dispuestas por los sindicatos en ese mes.