Elecciones en EEUU: los demócratas retoman el control de la Cámara de Representantes y los republicanos mantienen la mayoría en el Senado

El Partido Demócrata ganó al menos dos docenas de escaños, asegurándose los 218 necesarios para romper la hegemonía de los últimos ocho años de los republicanos en la cámara baja tras las elecciones en Estados Unidos.


Elecciones en EEUU: los demócratas retoman el control de la Cámara de Representantes y los republicanos mantienen la mayoría en el Senado

El Partido Demócrata ganó al menos dos docenas de escaños, asegurándose los 218 necesarios para romper la hegemonía de los últimos ocho años de los republicanos en la cámara baja tras las elecciones en Estados Unidos.

Los estadounidenses eligieron este martes en las elecciones de EEUU a los 435 miembros de la Cámara de Representantes, 35 de los 100 senadores y 36 gobernaciones, así como miles de puestos locales y estatales en unos comicios considerados un referéndum sobre la gestión del presidente Donald Trump.

LEER MÁS: Las duras críticas de Evo Morales a Trump

Los demócratas retomarán el control de la Cámara de Representantes y el Senado seguirá en manos de los republicanos, según datos oficiales.


El Partido Demócrata ganó al menos dos docenas de escaños el martes, asegurándose los 218 necesarios para romper la hegemonía de los últimos ocho años de los republicanos en la cámara baja, que comenzó con la revuelta del Tea Party en 2010.

A falta de definirse un puñado de asientos, la oposición aseguró 220 asientos, mientras que el oficialismo suma 193 representantes en el hemiciclo.

Pero los republicanos contraatacaron en el Senado, donde ampliaron la diferencia al ganarle a al menos dos demócratas, en Indiana y Dakota del Norte, y retener dos escaños en riesgo en Tennessee y Texas.


Con cuatro jurisdicciones en suspenso, que se inclinan a favor de los republicanos, el partido del presidente ya aseguró 51 escaños frente a 45 de los demócratas.

Luego de conocerse las tendencias, ya irreversibles, Trump consideró que la jornada electoral fue un “tremendo éxito” para el Partido Republicano, pese a haber perdido el control de la Cámara de Representantes.