La creación de empleo privado cayó a su nivel más bajo desde 2002

Los datos del Ministerio de Trabajo muestran las tasas de entrada al mercado laboral formal privado más bajas desde la crisis. Desde 2011 no dejan de caer.

La creación de empleo privado cayó a su nivel más bajo desde 2002


La incorporación de trabajadores en el sector privado en el año 2019 se encamina a ser la más baja desde la crisis de 2001. Con solo 1,77 trabajadores dados de alta en las empresas privadas cada 100 trabajadores ocupados en el mes anterior, el promedio de este año logra superar los peores meses de 2018, pero no termina de superar el 1,82% del año de la corrida cambiaria.

Desde agosto de 2001 que el Ministerio de Trabajo comenzó a medir la serie de tasa de entrada y salida del mercado laboral, la serie que muestra la incorporación al mercado formal jamás coqueteó con valores tan bajos como los de los últimos dos años.  Estas tasas se calculan como la cantidad de altas en las empresas relevadas en la Encuesta de Indicadores Laborales como porcentaje de la cantidad personas ocupadas en el mes anterior. Esta encuesta cubre aproximadamente la mitad del mercado formal.

Cabe resaltar que en los primeros nueve meses de 2019 la tasa de salida, es decir la cantidad de desvinculaciones como porcentaje de la cantidad de personas ocupadas por el sector privado el mes previo, en promedio se estancó en el 2%. Es decir que si bien siguen saliendo más personas de la economía formal que las que ingresan, en el promedio este año (1,95%) es ligeramente preferible al 2,02% de un año atrás.

Las cifras de desempleo, que este martes el ministro Lacunza estimó en el 10,4% hacia fin de año, son producto del acumulado de los últimos ocho años de desaceleración de la cantidad de personas que incorpora el sector privado y de la aceleración en especial desde 2017 de los que dejan de tener un empleo formal.

La tasa de entrada más alta se registró en los años 2005, 2006 y 2007 (3,4%). Y también fueron los años en los que se registraron las mayores tasas de salida (2,94%, 2,94% y 2,88%) porque cuanto más aumentan las contrataciones más personas buscan cambiarse a un mejor empleo. En todos esos años, el resultado fue que mes a mes las altas superaban a las desvinculanciones.

Por el contrario, desde 2011 empezó a observarse “el zigzag de la macroeconomía” por el cual en los años impares/electorales se creaba más empleo y en los años pares el saldo era negativo. En este sentido, 2019 se destaca como el primer año impar con destrucción de empleo formal desde 2009.