miércoles, febrero 8, 2023
25.6 C
Buenos Aires

Los líderes de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos “rechazan las llamadas con Biden” en medio de los temores de un aumento en el precio del petróleo

Las naciones del Golfo tienen la capacidad de extraer más petróleo para aliviar los temores sobre el suministro, pero las relaciones con EE. UU. se han enfriado bajo Biden.

Recomendadas

Los líderes de facto de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos se han negado a concertar llamadas con el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, en las últimas semanas, ya que los Estados Unidos y sus aliados han tratado de contener el aumento en los precios de la energía causado por la invasión de Rusia a Ucrania.

Según el Wall Street Journal, citando a funcionarios estadounidenses y de Medio Oriente, tanto el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, como el jeque de los Emiratos Árabes Unidos, Mohammed bin Zayed al Nahyan, no han estado disponibles para Biden después de que Estados Unidos solicitara conversaciones.

“Había cierta expectativa de una llamada telefónica, pero no sucedió”, dijo un funcionario estadounidense sobre un plan para que hablaran el príncipe saudí Mohammed y Biden.

Pero los informes de frígidas comunicaciones con Arabia Saudita se producen cuando la administración Biden busca aumentar el suministro de petróleo después de prohibir formalmente las importaciones de petróleo ruso el martes, lo que llevó los precios del petróleo a $ 130 por barril, el nivel más alto en 14 años.

Sin embargo, EE. UU. ha abierto por primera vez en años canales diplomáticos con Venezuela, un aliado de Rusia y que tiene las mayores reservas de petróleo del mundo. Venezuela ahora ha liberado al menos a dos estadounidenses de la cárcel en un aparente gesto de buena voluntad hacia la administración de Biden en un posible preludio de aumentar la producción para aliviar el aumento de precios.

Las relaciones entre EE. UU. y Arabia Saudita se han enfriado durante la administración Biden por la política estadounidense en la región del Golfo.

Los temas incluyen la reactivación del acuerdo nuclear con Irán; la falta de apoyo de Estados Unidos a la intervención saudí en la guerra civil de Yemen y su negativa a añadir a los hutíes a su lista de grupos terroristas; ayuda de Estados Unidos con un programa nuclear civil saudí; e inmunidad legal para el Príncipe Mohammed, quien enfrenta demandas por el asesinato del periodista saudita Jamal Khashoggi por un equipo de ataque saudí en su consulado de Estambul hace cuatro años.

Durante la campaña electoral de Biden, prometió tratar al reino como un estado “paria”, diciendo que hay “muy poco valor redentor social en el actual gobierno de Arabia Saudita”.

A principios de esta semana, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que no había planes de que Biden y el príncipe Mohammed hablaran pronto, y que no había planes de que el presidente viajara a Riad.

Yousef Al Otaiba, el embajador de los EAU en los EE. UU., confirmó las tensas relaciones entre los dos países. “Hoy estamos pasando por una prueba de estrés, pero confío en que saldremos adelante y llegaremos a un lugar mejor”, pronosticó Al Otaiba.

Las dos naciones del Golfo son consideradas como los únicos proveedores globales con capacidad para extraer más petróleo para aliviar el aumento de los precios.

Altos funcionarios estadounidenses del consejo de seguridad nacional y el departamento de estado informaron que viajaron a Riyadh y Abu Dhabi en las últimas semanas para hacer representaciones directas de los EE. UU.

El Journal, sin embargo, informó que Biden había hablado con el padre de 86 años del Príncipe Mohammed, el Rey Salman, el 9 de febrero. En la llamada afirmaron la asociación estratégica y económica de sus países. El Ministerio de Relaciones Exteriores de los Emiratos Árabes Unidos dijo que la llamada de Biden y Sheikh Mohammed se reprogramaría.

- Publicidad -

Últimas noticias