María Eugenia Vidal firmó el decreto de traspaso de Edenor y Edesur

La gobernadora dio el último paso para que las distribuidoras eléctricas que operan en Capital y el conurbano pasen a la jurisdicción de la Ciudad y la provincia de Buenos Aires. Se crea el Ente Metropolitano Regulador del Servicio Eléctrico (EMSE).

María Eugenia Vidal firmó el decreto de traspaso de Edenor y Edesur

La gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, firmó anoche el decreto de traspaso de Edenor y Edesur, el último requisito legal que restaba para formalizar la operación.

Y el decreto salió publicado este miércoles en el Boletín Oficial bonaerense. con el número 1289, con lo que quedó oficializado el traspaso de las distribuidoras de electricidad a Ciudad y provincia de Buenos Aires.

Con esto, Nación transfiere a ambos distritos la responsabilidad de controlar a las distribuidoras eléctricas que operan en la Capital Federal y el conurbano bonaerense.

El traspaso también canceló abultadas deudas cruzadas entre el Estado y las empresas.

Además, quedará en las administraciones de Horacio Rodríguez Larreta y de Vidal las decisiones sobre los subsidios (tarifa social) y las tarifas.

El pasado 20 de septiembre, las empresas habían informado a la Comisión Nacional de Valores (CNV) que mantendrían congeladas sus tarifas hasta enero próximo.

Esta demora en el aumento de tarifas, que estaba programada para agosto, se compensaría en 7 cuotas mensuales consecutivas a partir del inicio del nuevo año, siempre que haya acuerdo entre los Gobiernos de ambas jurisdicciones.

En las elecciones del 27 de octubre, Larreta arriesga la Jefatura de Gobierno porteña, mientras Vidal corre de atrás a Axel Kicillof, el candidato más votado en las elecciones PASO del 11 de agosto en Buenos Aires.

El nuevo Ente Metropolitano Regulador del Servicio Eléctrico (EMSE), cuya creación aparece en el decreto de la administración Vidal, tendría tres directores por cada sector político y el voto “de oro” de la Ciudad en los primeros tres años.

Por eso, las compañías dan por descontado que recuperarán ingresos a partir del próximo año.

“A los efectos prácticos, ya no hay marcha atrás y el traspaso es un hecho”, confió en reserva a El Cronista una fuente oficial.