Por el incumplimiento de la cuarentena en el Conurbano, los intendentes blindaron los distritos

Algunos municipios profundizaron los controles y colocaron barreras en algunos accesos. El secretario de Seguridad, Sergio Berni, apuntó contra la “irresponsabilidad” de los argentinos. Hubo 700 detenidos en Provincia de Buenos Aires

Por el incumplimiento de la cuarentena en el Conurbano, los intendentes blindaron los distritos

Tras la cuarentena obligatoria dictada por el presidente Alberto Fernández, los intendentes del conurbano bonaerense profundizaron los controles para desalentar la circulación de la población. El incumplimiento del distanciamiento social ordenado por el Poder Ejecutivo es moneda corriente en la provincia de Buenos Aires y varios jefes comunales comenzaron a apelar a todo tipo de estrategias para blindar las calles y lograr que los bonaerenses se queden en sus casas.

En el partido de Ezeiza, la comuna dispuso de un amplio dispositivo de seguridad en el territorio con vallas y controles. A los vecinos les llamó la atención el despliegue preventivo del municipio por lo que el intendente a cargo salió a explicar los motivos.

“Consideramos que el decreto presidencial del aislamiento no está siendo cumplido. Por eso, a modo preventivo, estamos limitando los ingresos, no estamos cerrando el distrito”, precisó el intendente interino, Gastón Granados, que asumió en el cargo para suplantar a su padre, Alejandro Granados, quien por razones de edad -está en la franja etaria considerada de riesgo- decidió aislarse preventivamente.

Ezeiza restringió los accesos al distrito a excepción de tres, según se informó oficialmente: desde Cañuelas, ruta 205; y desde autopista en el ingreso por la calle Blas Parera y por Jujuy, que lindan con las localidades de Tristán Suárez y Carlos Spegazzini. El tercer ingreso habilitado se estableció en una conocida rotonda, a la altura de un supermercado Coto, en la autopista hacia Ezeiza y Canning.

“Quienes deseen ingresar por alguno de estos puntos deberán acreditar su domicilio en Ezeiza, o bien justificar que ingresan a trabajar en alguna de las actividades “permitidas” por el decreto presidencial”, dice el comunicado oficial del partido comandado por la familia Granados.

Vamos a hacer cualquier cosa y lo que haga falta para cuidar la salud de los vecinos de Ezeiza. No es de ninguna manera una cuestión de que haya enfermos. Ezeiza tiene cero casos de coronavirus”, subrayó el interino Gastón Granados que integra el Frente de Todos.

Los datos oficiales dan cuenta de la actitud de miles de bonaerenses ante la declaración de la cuarentena. Solo en la provincia de Buenos Aires, se registraron 700 detenidos por incumplir con las restricciones. De parte de las fuerzas federales, a cargo de Nación, los efectivos aprehendieron a un total de 1.200 en toda el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

“Lo digo con sinceridad: no pensé que la irresponsabilidad de muchos de los argentinos iba a ser tan manifiesta. Estuvimos generando operativos en lugares en que se suponía que la gente debía estar en sus casas y había muchos inconscientes, irresponsables, provocadores”, fustigó el secretario de Seguridad bonaerense, Sergio Berni.

“No tengo dudas que la ciencia en poco tiempo va a tener la vacuna, pero la ciencia no logra luchar contra la estupidez humana”, sentenció el encargado de liderar las fuerzas policial bonaerense.

Otra postal de los operativos en el Conurbano tuvo como protagonista al intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela. Es que la vigilancia trasciende a los colores partidarios. Subido a uno de los vehículos que funcionan como patrullas de prevención, el jefe comunal de Juntos por el Cambio salió a recorrer los barrios y, con megáfono en mano, exhortó a los vecinos incumplidores de la cuarentena para que vuelvan a sus casas.

“¿Cómo les va vecinos? Les habla el intendente Diego Valenzuela. Les pido: no podemos permanecer en el espacio público, rige el aislamiento obligatorio. Por favor, quedémosnos en casa”, apuntó el jefe comunal durante el recorrido a dos mujeres que estaban sentadas en una plaza.

Valenzuela utilizó sus redes sociales para informar sobre el avance del cumplimiento de la cuarentena. Por ejemplo, detectó que un vecino realizaba un asado con sus hijos en la vereda, tras la denuncia de otro habitante de Tres de Febrero. A otros, les reclamó que respetasen la distancia de al menos un metro entre unos y otros.

“Estamos comunicando a los vecinos la importancia de cumplir el aislamiento. Ademas de los controles, es claramente un tema de responsabilidad social y comunitaria. Depende de cada uno que podamos ganar esta batalla contra la pandemia”, sostuvo el dirigente local.

En el interior de la provincia también se estableció un estricto control local. El intendente de Dolores, Camilo Etchevarren, resolvió bloquear los accesos a través de las rutas 2 y 63 con montículos de tierra como medida preventiva ante la expansión del coronavirus.

“Esta medida tiene como finalidad evitar el ingreso a la ciudad con fines turísticos. También solicitamos a modo de colaboración el cierre de comercios y parrillas ubicadas sobre las rutas. En principio, esta medida rige para el próximo fin de semana largo”, sostuvo el jefe comunal sobre la controversial decisión en un mensaje que difundió por las redes sociales.