Santiago Maldonado: el Gobierno investiga el accionar de siete gendarmes

Lo confirmó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, quien señaló que el Gobierno nacional aportó datos al juez federal de Esquel, Guido Otranto, sobre el accionar de los siete gendarmes que más cerca estuvieron del río Chubut durante el operativo de desalojo que se produjo el 1º de agosto, cuando desapareció el joven.

Macri lamenta lo ocurrido tras la marcha por Maldonado
Macri lamenta lo ocurrido tras la marcha por Maldonado

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, confirmó anoche que el Gobierno investiga el accionar de siete gendarmes en el marco de la desaparición de Santiago Maldonado. Son aquellos que más cerca estuvieron del río Chubut durante el operativo en el territorio de la comunidad mapuche Lof Resistencia Cushamen.

“Comenzamos nuestra investigación primero analizando el accionar de todos los gendarmes que estuvieron, pero muchos estuvieron lejos del predio del RAM. Y hubo 31 que entraron. Y estos siete son el foco de los que estuvieron más cerca del río, que son los que vieron. Esas declaraciones nos parece que son las más importantes y son una parte de las que le llevamos al juez Otranto”, señaló anoche la funcionaria en declaraciones a la prensa.

Según la ministra, “el trabajo es sobre aquel que estuvo más cerca, que puede dar una información más certera”, aunque aclaró que “se está haciendo un seguimiento sobre todos y cada uno de los gendarmes”.

Anoche también se conoció, por los medios, el testimonio de Fabián Méndez, el gendarme jefe del Escuadrón N° 35 de El Bolsó-señalado por la familia de Santiago como uno de los sospechosos por su desaparición.

El hombre señaló que los operativos respondieron a una orden que exigía recuperar “la transitabilidad de la ruta” y que participaron entre 30 y 40 agentes. Aunque no se detuvo a nadie, según él, hubo mucha tensión entre las autoridades y los civiles, que “agredieron con piedras”.

Consultada sobre por qué el Gobierno decidió hacer una investigación interna antes de dar lugar a la Justicia, Bullrich dijo que existe “una Dirección de Violencia Institucional” y que “la Gendarmería tiene un procedimiento administrativo que tiene que hacer”.

“Nosotros tomamos una decisión que fue la más difícil y la más criticada por los que fácilmente critican, que es no separar a los gendarmes porque pensamos que, primero, tenemos que cuidar a los que nos cuidan. No separarlos implicaba trabajar muy profundamente sobre qué hizo cada uno, llegar hasta su declaración más simple”, resaltó. Por último, reveló que “los teléfonos de todos los gendarmes están secuestrados desde el principio”.