sábado, septiembre 25, 2021
17.6 C
Buenos Aires

Comienzan las indagatorias a los enfermeros por la muerte de Diego Maradona

Según el informe médico, el equipo de profesionales a cargo de Maradona sabían “cabal y acabadamente la posibilidad del resultado fatal respecto del paciente” y sin embargo fueron “absolutamente indiferentes a esa cuestión”.

Recomendadas

Los siete imputados del caso Maradona están en libertad, pero la justicia determinó que tienen prohibida la salida del país. La Junta Médica determinó que los imputados sabían sobre la posibilidad del resultado fatal respecto del paciente y sin embargo fueron “indiferentes a esa cuestión”.

Este lunes comienzan a tomar las primeras indagatorias a los dos enfermeros que cuidaron en sus últimas horas de vida a Maradona y a su supervisor. Se trata de Ricardo Omar Almirón, Dahiana Gisella Madrid y Mariano Ariel Perroni, todos ellos empleados de la empresa “Medidom”, tercerizada por la prepaga Swiss Medical para el cuidado domiciliario de Maradona en la casa del country San Andrés de Tigre donde había sido trasladado para una internación domiciliaria y donde falleció el pasado 25 de noviembre.

Ricardo Omar Almirón: Era el enfermero que cuidaba a Maradona durante el turno noche y madrugada. Será el primero en ser indagado hoy a las 12. Su defensor es Franco Chiarelli. Los fiscales le imputan que omitieron asistir a Diego Armando Maradona los días 24 y 25 de noviembre de 2020, a sabiendas de su delicada situación y con conocimiento de que muy probablemente tal omisión llevaría al desenlace fatal que finalmente ocurrió”.

Según su declaración testimonial de foja 95, fue la última persona en ver a Diego con vida, cuando a las 6.30 de aquel 25 de noviembre, antes del cambio de guardia con la otra enfermera, fue a la habitación y lo notó “durmiendo y respirando normalmente”. Reconoció que esa mañana se acercó pero no controló los signos vitales porque según dijo: “Diego no quería que lo molestemos”. Explicó que los primeros días se hacían controles “cada dos horas” pero “Diego se perturbó” por esa situación y luego dejaron de hacerse con esa frecuencia.

Dahiana Gisela Madrid: Era la enfermera del turno mañana y tarde. Será indagada el miércoles 2 de junio a las 12. Su abogado es Rodolfo Baqué. Los fiscales le imputan la misma acusación que escribieron para su colega Almirón. En su primera declaración de foja 53 explicó que aquella mañana nunca ingresó a la habitación de Maradona para dejarlo descansar porque sabía que al mediodía venían la psiquiatra y el psicólogo, y relató cómo ella misma encabezó las maniobras de RCP que fueron infructuosas. Los fiscales la volvieron a citar cuando descubrieron que había escrito un informe para la empresa “Medidom” en el que constaba que aquella mañana había intentado controlar a Maradona y que él se había negado. En esa segunda testimonial a foja 161, reconoció que ese informe era trucho y que lo hizo por pedido de su supervisor, Mariano Perroni.

Contó que en las dos semanas que trabajó en lo de Maradona “nunca” llegó a revisarlo, que su función se limitaba a administrar medicación y que con ella el DT de Gimnasia “no tenía buena relación”, ya que cada vez que la veía, decía: “A esta piba no la quiero ver, que se vaya”. Dijo que ese día solo a las 7.30 lo escuchó “deambular” e interpretó que era Diego yendo al baño portátil “por el sonido de la chata”. También cargó contra el dispositivo montado en la casa al señalar: “No teníamos oxígeno ni medicación. Por eso hicimos respiración boca a boca. No teníamos elementos para casos de paro”.

Mariano Ariel Perroni: Era el coordinador de enfermeros de la empresa “Medidom”. Su abogado es Miguel Ángel Pierri. Se le imputa que “Teniendo pleno conocimiento de lo que se hacía y de lo que no, en especial del manejo de los enfermeros para con el paciente, completó las planillas de las correspondientes atenciones, omitiendo plasmar sus asientos de forma completa y adecuada, consignando deliberadamente información que no se condecía con el real estado y atención médica que Diego Armando Maradona recibía”. “El imputado, a sabiendas de la situación de peligro que creaba su comportamiento, apareciendo el resultado como previsible y evitable (…), demostró un comportamiento desinteresado e indiferente frente a la situación de emergencia”. Afirmó que “el grupo realizaba hojas de enfermería en las cuales se plasmaba los controles de signos vitales, la medicación administrada y cómo se lo observó al paciente en la guardia” y que todo ello se lo entregó a otra de las imputadas, Nancy Edith Forlini (52), coordinadora para Swiss Medical de la internación domiciliaria de Maradona y a quien definió como su “superior jerárquico”.

- Publicidad -

Últimas noticias