El Gobierno armará un “comité de crisis” con los intendentes del conurbano para enfrentar el coronavirus

El Presidente convocó para hoy al gobernador Kicillof y a los jefes comunales para coordinar las tareas de atención sanitaria, de seguridad y de contención social; quieren preparar un esquema ante un eventual brote del virus

El Gobierno armará un “comité de crisis” con los intendentes del conurbano para enfrentar el coronavirus

El presidente Alberto Fernández conformará hoy un “comité de crisis” con el gobernador de Buenos Aires Axel Kicillof y los intendentes del conurbano para enfrentar de manera coordinada la asistencia sanitaria, de seguridad y de contención social ante un eventual incremento masivo de contagios de coronavirus.

A lo largo de una reunión que fue convocada para hoy a las 11 en la quinta de Olivos, el Presidente y buena parte de su gabinete nacional quieren cerrar un plan de crisis sanitaria para “tomar medidas de prevención y control anticipadas”, tal como lo expresó ayer el propio Fernández.

Según relataron a Infobae funcionarios del Gobierno, de la administración bonaerense y varios intendentes del PJ y otros partidos que fueron citados a Olivos, la idea de armar un “comité de crisis” responde a la idea de: planificar las zonas con mayor disponibilidad de camas en hospitales; establecer una red de contención social en los barrios para llevar alimentos a fin de atenuar la cuarentena obligatoria en los sectores vulnerables y fijar un operativo conjunto de seguridad y de Defensa para el control en las calles.

Se trata de armar un esquema entre la Nación, la provincia y más de 60 municipios del primero y segundo cordón del conurbano. En esa zona la administración de Kiciloff evalúa que hay hospitales públicos provinciales, municipales y clínicas privadas actualmente disponibles para hacer frente a los datos actuales de la pandemia en la Argentina que ayer llegaron a 266 contagiados y cuatro muertes. Pero nadie se anima a decir qué ocurrirá si crece exponencialmente ese número como en España o Italia y colapsa el sistema sanitario.

El viernes pasado Alberto Fernández acordó con el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, un esquema similar de emergencia para coordinar esfuerzos de equipamiento sanitario de la Nación y la Ciudad a los efectos de enfrentar con mayor celeridad y eficacia un eventual brote masivo de coronavirus.

A su vez, el Presidente con el ministro del Interior, Wado de Pedro, también comenzaron a diagramar un esquema de emergencia con los gobernadores el mismo día que Fernández los citó en la quinta de Olivos para anunciar posteriomente la cuarentena obligatoria.

No obstante, el conurbano bonaerense es una de las zonas que más preocupan al Gobierno por dos motivos centrales: los datos de contagios muestran que allí está concentrada la mayor cantidad de infectados de coronavirus y, justamente, es en el primero y segundo cordón del Gran Buenos Aires donde el sistema hospitalario es más vulnerable.

“El epicentro del problema está en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y sus alrededores y la cantidad de contagiados en ese sector es de un 70%” con respecto al total”, dijo ayer el Presidente al adelantar la convocatoria a los intendentes del conurbano.

La decisión presidencial de coordinar un “comité de crisis” con los intendentes se definió también después de un informe reservado que elevó el ministro de Salud, Ginés González García, al Presidente donde las proyecciones llevan a una hipotética cantidad de enfermos que van de los 250.000 a los 2.200.000, según cuatro escenarios posibles.

“Hay que armar con antelación un esquema coordinado de logística sanitaria, de seguridad y de contención social para que un pico de contagios del virus no nos tome desprevenidos”, explicó a Infobae un allegado al jefe de Estado.

El Presidente le pidió a todos los intendentes que hoy lleven a la reunión en Olivos una carpeta con un informe de cada municipio con las “fortalezas y debilidades” del sistema sanitario de cada distrito. La idea, según detallaron varios jefes comunales, es que se analicen en el “comité de crisis” aquellos lugares donde hace falta una mayor presencia o refuerzo del Estado Nacional o provincial.

Por otra parte, las fuerzas de seguridad y el Ministerio de Defensa coordinarán también con los municipios bonaerenses las tareas de control más estricto de la cuarentena obligatoria, la distribución de alimentos en zonas carenciadas y los lugares donde se dispondrán los hospitales militares de apoyo de urgencia.

A la vez, en la Casa Rosada explicaron que en el “comité de crisis” con la provincia de Buenos Aires se busca coordinar la tarea de contención social del Estado con los movimientos sociales; las parroquias de la Iglesia Católica y los Evangélicos; las ONG que trabajan en la atención de sectores vulnerables; UNICEF; la Cruz Roja; Médicos Sin Frontera y los bomberos voluntarios, entre otros actores.