Instalan medidores de agua en el Conurbano: cómo funcionan

Empleados de Aysa comenzaron a recorrer las calles bonaerenses. El aumento rondará el 26%, sin contar los excesos.

Instalan medidores de agua en el Conurbano: cómo funcionan
Instalan medidores de agua en el Conurbano: cómo funcionan

Instalan medidores de agua en el Conurbano

Como parte de un megaplán para “generalizar” el cobro en función del uso, cada 10 minutos se instala un nuevo medidor en Capital y el Conurbano. Y para esos clientes, que antes pagaban un monto fijo según la superficie de su hogar, cada pequeño derroche de agua ahora “pasará factura”.

Si a mediados de 2016 se contaban 270.000 medidores en hogares, en febrero de 2017 ya eran 313.000 y a fin de año se llegó a 357.000, según datos de AySA. Por lo que, según estiman en el Gobierno, el 20% del consumo residencial, en volumen, ya está medido. Pero se apunta a más: llegar al 25% este año y llegar a 2021 con la mitad de las familias cubiertas.

LEER MÁS: El aumento de AySA

Los aumentos del agua llegarán en mayo al 26% propuesto por Aysa al Gobierno mediante las audiencias públicas.

El medidor va en una caja con tapa bajo la vereda, para que el personal de Aysa pueda controlarlo.


Se acciona mecánicamente con la circulación de agua y registra la cantidad utilizada.


Tiene un contador de metros cúbicos  que indica el volumen de agua consumida.

Los medidores ya están en 66.000 edificios de Capital y el Conurbano, y en los próximos tres años prevén llevarlos a 50.000 más, informan en AySA. Confirman que hoy “no se evalúa la medición individual por unidades” y dicen que lo mismo pasa en ciudades como Londres y París.