martes, abril 16, 2024
18.4 C
Buenos Aires

La renuncia de la jefa de gabinete de Perú abre una nueva crisis en el gobierno de Castillo

Mirtha Vasquez dejó su cargo por diferencias con Castillo tras la salida del ministerio del Interior. Hay rumores de renuncia del ministro de Economía, Pedro Francke.

Recomendadas

El gobierno de Pedro Castillo sigue en caída libre. En menos de un año de gestión, ya son 13 los funcionarios que renunciaron del Gabinete por diferencias con Castillo o presiones externa que el Presidente no supo resolver. 

Ahora es el caso de la presidente del Consejo de Ministros (una figura similar a del Jefe de Gabinete de Argentina o titular de la Casa Civil de Brasil) Mirtha Vasquez quien tomó esta decisión luego de dos semanas de tensión entre el ministerio del Interior y la Policía.

En su carta de salida, la ex funcionaria destaca el esfuerzo del gobierno ante «intentos golpistas de la derecha» pero plantea con claridad que la crisis entre Interior y las fuerzas policiales forma parte de «una corrupción estructural que hay que confrontar».

El problema se origina con la pelea del ministro del Interior, Avelino Guillén, para combatir el sicariato y la criminalidad en Lima. Si bien contaba con el apoyo de la mayoría de los generales policiales, no contó con el respaldo del jefe de la policía de Lima que empezó a desarticular unidades de la policía dejando localidades sin presencia de seguridad.

En esa puja, Guillén pidió a Castillo el pase a retiro del funcionario policial pero hubo respuesta durante dos semanas. Eso forzó la salida y presentó la renuncia.  Guillén es uno de los fiscales que metió preso a Alberto Fujimori y cuenta con un enorme prestigio en su carrera como funcionario judicial. En esta disputa, Vasquez recibió el apoyo de Guillén y ante su salida no tuvo otra opción que presentar dimisión.

El problema se origina con la pelea del ministro del Interior, Avelino Guillén, para combatir el sicariato y la criminalidad en Lima. Si bien contaba con el apoyo de la mayoría de los generales policiales, no contó con el respaldo del jefe de la policía de Lima que empezó a desarticular unidades de la policía dejando localidades sin presencia de seguridad

«Lo que queda demostrado es que no se sabe qué intereses defiende Castillo. Evidentemente el Presidente apoya la corrupción policial», contó a LPO una fuente cercana a la funcionaria saliente. «Está cavando su tumba, el sector progresista va a terminar abandonándolo», añadió.

Esto genera una crisis institucional grave porque la salida de la Presidenta del Consejo de Ministros obliga a todo el Gabinete a renunciar hasta la designación de otra persona y el posterior aval del Congreso en contexto de pérdida de imagen y una posible reconfiguración de los apoyos en los bloques parlamentarias.

- Publicidad -

Últimas noticias