Martiniano Molina dispuso un nuevo horario de recolección de residuos que contamina el distrito

El nuevo horario de recolección de residuos que dispuso el Gobierno de Martiniano Molina en Quilmes va en contra de las recomendaciones para el cuidado del medio ambiente y las buenas costumbres.

Martiniano Molina dispuso un nuevo horario de recolección de residuos que contamina el distrito

Otro desmanejo del área de servicios públicos protagonizó el Gobierno Municipal de Martiniano Molina en Quilmes tras el anuncio de los nuevos horarios de recolección de residuos en la ciudad.

La Secretaría de Servicios Públicos informó que el servicio de recolección de residuos domiciliarios en Quilmes Este, se llevará a cabo los días sábados en lugar de los domingos como se venía haciendo habitualmente. Bajo este nuevo cronograma, el retiro de residuos quedará unificado en todo el distrito de lunes a sábados.

LEER MÁS: Inundaciones en el distrito de Martiniano Molina

Pero lo polémico no tiene que ver con los días en los que se llevará adelante la recolección sino los turnos. El Gobierno local informaron que los turnos serán a partir de las 04.30 y de las 15.00 horas.

Esta medida es contrario a todas las recomendaciones de medio ambiente que respetan los otros distritos. 

Los residuos quedarán horas y horas a la intemperie esperando el paso del recolector, con todos los inconvenientes que eso acarrea.

Según denuncian, está es otra política arbitraria de Molina que provoca la contaminación en el distrito donde hay barrios que ni reciben la recolección.

Residuos que contaminan el arroyo Las Piedras

A esto se suma que a los vecinos de Quilmes Oeste el Estado parece que no les llegó a la puerta de su casa. Como el basurero no pasa por el barrio que rodea al arroyo Las Piedras, mucha gente de la zona y de otros lugares llega hasta allí para tirar sus desperdicios al cauce del agua. Los desechos tapan los drenajes, el arroyo es un foco infeccioso.

LEER MÁS: Conflicto con los trabajadores en el Municipio de Quilmes

Los desperdicios acumulados son inmanejables: alimentos, animales muertos, madera, bolsas de material de concreto, plástico, autopartes de vehículos. Cualquier cosa puede aparecer en el “arroyo basura”.

La otra situación que preocupa a quienes viven a la vera del arroyo son las inundaciones. Para que no se tapen las salidas del agua, varias personas terminan improvisando una balsa con un telgopor, resto de una vivienda social que no se construyó, en la que se suben para quitar los desechos.