Repudian la presencia del dictador José Maidana en Adrogué: Hijos organizan una movilización

La movilización será el 5 de marzo en Adrogué, donde reside actualmente el ex carcelero  del centro clandestino de detención El Vesubio.

Repudian la presencia del dictador José Maidana en Adrogué: Hijos organizan una movilización


Las agrupaciones H.I.J.O.S. de la provincia de Buenos Aires, Lomas de Zamora y Almirante Brown convocan a movilizarse para repudiar la presencia José Néstor Maidana, ex carcelero del centro clandestino de detención y exterminio “El Vesubio”, en Adrogué. Vive en la ciudad desde hace dos semanas.

La convocatoria, que vuelve a poner en el centro de la escena el lema “si no hay justicia, hay escrache”, es el 5 de marzo a las 17 en la plaza San Martín de Adrogué, inmediaciones de la estación ferroviaria. Convocan HIJOS Provincia, Lomas y Brown.

Los escraches volvieron en 2018 ante la posibilidad de que la Justicia los premie con el 2×1 a Miguel Etchecolatz. En septiembre de 2019, la Corte Suprema dejó asentado que la ley que computa dos días de detención por cada uno de prisión sin condena firme, conocida como “2×1”, es inaplicable para aquellas personas que cometieron delitos de lesa humanidad. “Un represo suelto es una amenaza para todos”, señalaban desde HIJOS.


José Maidana era carcelero del centro clandestino de detención y exterminio y en 2011 fue condenado a 22 años y seis meses de prisión por su participación en los crímenes de lesa humanidad que allí se cometieron.  El Vesuvio era utilizado por el Ejército pero estaba en un terreno del Servicio Penitenciario Federal.

El Tribunal Oral Federal (TOF) 4 le concedió la libertad condiciones, pese a haber sido condenado por el secuestro y torturas a 91 personas que pasaron por el centro clandestino de detención de La Tablada.

Según un trabajo elaborado por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) sobre “El Vesubio”, se trataba de un “chupadero”, término que los represores utilizaban para denominar a los lugares de detención en donde se alojaba a las víctimas inmediatamente después del secuestro. A partir de allí, se decidían sus traslados a otros centros clandestinos, su liberación o su asesinato.

De acuerdo a datos de investigación unas 451 personas pasaron por el “El Vesubio”. De ese total, 381 personas se encuentran identificadas con nombre y apellido, y de 70 se tienen datos filiatorios parciales y descripciones físicas. A su vez, de ese total de 451 prisioneros clandestinos, 104 fueron liberados, 255 fueron asesinados o permanecen desaparecidos, y respecto de los 92 restantes se ignora el destino posterior al paso por el campo de concentración.