sábado, septiembre 25, 2021
12.8 C
Buenos Aires

Tras la operación, confirmaron que el papa Francisco se encuentra bien y que deberá permanecer siete días internado

En el nuevo parte médico tras su intervención por un problema en el colon, las autoridades del Vaticano detallaron que el Sumo Pontífice permanece en “buenas condiciones generales”

Recomendadas

Después de haber sido operado anoche por un problema intestinal, el papa Francisco deberá quedar internado 7 días en el hospital Gemelli de esta capital, donde permanece en “buenas condiciones generales”. Así lo informó el último parte médico difundido este mediodía por Matteo Bruni, vocero del Vaticano.

“El Santo Padre está en buenas condiciones generales, despierto y con respiración espontánea. La operación de anoche por estenosis diverticular, implicó una hemicolectomía izquierda y duró unas 3 horas. Se prevé una hospitalización de 7 días”, indicó Bruni. El Sumo Pontífice se internó ayer para una cirugía ya programada, después de aparecer como siempre para la oración del Ángelus dominical.

Según la Clínica Mayo de EE.UU., una hemicolectemía izquierda consiste en extirpar el lado izquierdo del colon y unir las partes remanentes del órgano.

Entonces, el Papa dijo que “si Dios quiere” -fórmula que utiliza siempre antes de cada viaje internacional-, el 12 de septiembre próximo viajará a Budapest, Hungría, para participar de la misa de cierre del Congreso Eucarístico Internacional y ese mismo día, desde allí viajará a Eslovaquia, donde se quedará hasta el 15.

La noticia de la internación y operación del Papa, estuvo planificada hace tiempo. De hecho, el Papa está utilizando sus “vacaciones” -que normalmente se toma en julio para descansar, quedándose en la residencia oficial de Santa Marta-, para esta cirugía, que le fue aconsejada por dolencias en el colon.

Operación de rutina, pero delicada

La operación a la que fue sometido ayer fue de rutina, pero delicada y ocurrió después de las 18 (hora local), luego de que superó los normales exámenes preoperatorios. El Papa, que cumplirá 85 años el próximo 17 de diciembre, fue sometido a una anestesia general -según confirmó el Vaticano en el parte médico difundido ayer poco antes de la medianoche-, un dato que, según entendidos, es muy alentador. Normalmente, en efecto, a una persona mayor, de 84 años, como el Papa, no es aconsejable hacerle una anestesia total, salvo que tenga óptimas condiciones cardíacas, que es el caso del exarzobispo de Buenos Aires.

Giovanni Battista Grassi, director de cirugía del Hospital Policlínico Casilino de Roma, explicó en una entrevista con el diario La Repubblica que la operación que sufrió el Papa fue “delicada” porque, al margen de la remoción de una parte del intestino tapado, implica la reconstrucción del normal tránsito intestinal”.

Umberto Fumagalli, cirujano del Instituto Oncológico Europeo (IEO) de Milán, en tanto, en declaraciones al diario La Stampa consideró que, al tratarse de una cirugía programada, los tiempos de internación se van evaluando con el correr de los días, de acuerdo a la evolución del paciente y en el marco de una semana suele darse el alta. Justamente por esto el boletín médico del Vaticano, siempre muy escueto y con información mínima y esencial, indicó que “se prevén 7 días de hospitalización”.

“Una persona anciana vuelve a estar en forma después de un mes de convalecencia”, dijo Fumagalli, que explicó que “se trata de todos modos de la pérdida de un pedazo de intestino y puede haber consecuencias”. Este médico también precisó que la operación a la que se sometió el Papa suele realizarse con técnica de laparoscopía, que consiste en cuatro agujeritos en el abdomen para que entren camaritas, tijeras, pinzas, disectores y, eventualmente, un robot.

La salud del Papa

Aunque hace dos años, en una entrevista con el periodista Nelson Castro el Papa habló sin tapujos sobre todos sus problemas médicos -que comenzaron a los 21 años cuando por una pulmonía grave le tuvieron que extirpar el lóbulo superior del pulmón derecho, hasta la ciática que sufre ahora, por la que renguea y hace tratamientos de fisioterapia-, también es muy reservado.

Tanto es así que hace dos años se operó de cataratas en medio de gran secreto en la clínica Pío XI, algo que se supo solamente mucho después. Se trata de una cirugía de rutina, que el propio Francisco había contado que se iba a hacer en una audiencia general.

Se espera para más tarde, a la noche local, un nuevo parte médico, que difundirá el Vaticano.

- Publicidad -

Últimas noticias