Adrogué: roban e incendian la escuela especial “Dejalo ser” y hasta destruyen los disfraces de Papá Noel

Desvalijaron e intentaron incendiar el colegio al que van 100 chicos. Marchan para pedir más seguridad en la zona.

La Escuela de Educación Especial “Dejalo Ser”, en Adrogué, sufre desde octubre más de tres robos, pero la última fue la peor: no sólo la desvalijaron sino que intentaron incendiarla. Hasta abrieron las ventanas para avivar el fuego. Fracasaron, pero dejaron los rastros.

Les robaron computadoras, notebooks, un proyector, equipos de música y materiales de estudio. Además rompieron puertas, ventanas y, por el incendio, provocaron daños en todas las oficinas del edificio de de Amenedo 1580.

Tras el ataque, los alumnos del colegio no tuvieron clases y este jueves habrá una manifestación para pedir más vigilancia en esa zona de Adrogué. Según cifras oficiales, se denuncian -en promedio- dos robos por día en escuelas de la provincia de Buenos Aires.

El instituto “Dejalo ser” tiene 100 alumnos desde Jardín de Infantes hasta el secundario y decidieron mostrar, con indignación, el resultado del tercer robo en menos de tres meses. Tienen rejas, una garita de seguridad privada en cada esquina, alarma y cámaras, pero nada funcionó.

Fue durante las primeras horas del lunes que se activó el sistema de vigilancia, pero -según denunciaron- el móvil policial que se acercó creyó que se trataba de un alerta accidental porque no encontró movimientos extraños. El incendio se había apagado y no vieron a las ladrones.

Creen que los atacantes habrían ingresado por el patio del colegio de Adrogué, en plena zona residencial del centro del Almirante Brown. Rompieron una puerta, tres ventanas, destrozaron muebles de la administración, destruyeron los informes de los chicos y los elementos que habían preparado para la fiestita de fin de año. Hasta prendieron fuego hasta los trajes de Papá Noel.

“En octubre nos robaron dos veces con diferencia de 20 días y ahora esta vez. En la esquina está la escuela N°5, que también asaltaron hace poco. Se llevaron las cosas, nos quemaron toda la parte de la administración. Desconectaron las cámaras de seguridad y prendieron fuego. Quedó todo negro, con hollín, está todo sucio. Los chicos no pudieron venir y para ellos es todo un tema porque se maneja con una sensibilidad especial”, le dijo a Clarín María Esther Bentivoglio, representante legal del colegio.

Ante la indignación que provocó el ataque en la comunidad, para este jueves a las 10 organizan una manifestación. Se concentrarán en la puerta de la escuela y convocaron a todos los padres y docentes de los colegios de la zona que sufrieron los mismos problemas.

“Tenemos que pensar en poner una persona, porque esto no es que nos pasa a nosotros. Tiene que ver con un problema generalizado. Esta es una escuela privada y nos tenemos que hacer cargo, pero es injusto que tengamos que estar comprando, reparando, haciendo todo el trabajo de nuevo, en una época complicada como es fin de año. Contamos con la solidaridad de los padres y del equipo de trabajo, que nos está ayudando mucho. Pero ahora no sabemos si mañana, la semana que viene, o el mes que viene nos vuelve a pasar lo mismo”, concluyó María Esther.

Para agosto, el ministerio de Seguridad había confirmado que en 111 escuelas denunciaron robos de este tipo. Se trataba de un promedio de una cada dos días. Y si se sumaban las denuncias por daños, hurtos e intimidación pública, en total fueron 266 en ocho meses, más de un ataque por día a edificios educativos de la provincia de Buenos Aires.