Alberto Fernández: “La vacunas tienen una altísima calidad técnica en todos los casos”

El Presidente explicó que, además de la vacuna rusa, Argentina podrá recibir las dosis producidas por Pfizer, Astrazeneca-Oxford y China. "Todas tienen una altísima calidad técnica”, dijo.

El presidente Alberto Fernández adelantó este viernes que “si todo sale bien” se podrá aplicar la vacuna rusa a unas 10 millones de personas “a partir de finales de diciembre”. No obstante, aclaró que la Argentina también firmó acuerdos con otros proveedores y que todas “tienen una altísima calidad técnica”.

Sobre el final de la conferencia de prensa en la que anunció que el AMBA pasará del Aislamiento Obligatorio a la etapa de Distanciamiento Obligatorio, el Presidente detalló que además podrían llegar al país en diciembre otras 750 mil vacunas de la empresa Pfizer. También confirmó que se firmaron acuerdos para recibir las vacunas producidas por Astrazeneca-Oxford y por China a partir de marzo.

Sputnik V

El intercambio de opiniones de manera virtual de Alberto Fernández con Putin se dio apenas finalizó la reunión que el jefe de Estado mantuvo con el gobernador de Buenos Aires y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para detallar la nueva etapa de cuarentena en el AMBA.

La conversación fue la ratificación plena de la Argentina de las buenas relaciones que tiene con Rusia y al mismo tiempo con confirmación del Gobierno de comprar 25 millones de dosis, de las cuales 10 millones llegarían en diciembre y el resto en los primeros días de enero.

La charla entre ambos jefes de Estado tuvo lugar luego del viaje que realizó a Rusia la secretaria de Acceso a la Salud de la Nación, Carla Vizzottipara avanzar en los detalles técnicos para cerrar el acuerdo por la adquisición de la vacuna rusa. El mismo Presidente confirmó en una entrevista con el medio local SputnikNews que ese viaje era para iniciar los trámites de adquisición de la vacuna y que de la Cancillería rusa contactaron a la Argentina para saber si estaba interesada en contar con las dosis.

A partir de ahora cada paso que se da con la Sputnik V se le notifica a la Argentina (a la ANMAT), además de a la autoridad de aplicación rusa y a la OMS con la intención de transparentar el proceso de adquisición de la vacuna en el país.

“Estamos con muy buenas expectativas, muy esperanzados. Para diciembre podríamos tener vacuna”, sostuvo el Presidente cuando anunció la noticia, y afirmó: “Nosotros venimos conversando con el fondo soberano de Rusia desde hace ya bastante tiempo tratando de ver cómo evoluciona su vacuna, porque a nosotros nos importa mucho tener la primera que salga en el mundo y que nos ayuden a tenerla en Argentina”, dijo Fernández días atrás a la cadena rusa tras darse a conocer el viaje secreto de Vizzotti.

El anuncio del desarrollo de una vacuna contra el coronavirus generó un enorme revuelo en la comunidad mundial, que incluyó dudas por su efectividad, pero también elogios como los que Alberto Fernández le envió a Vladimir Putin. Sin embargo, en el Gobierno aseguran que se trata de una vacuna que está pasando por todos los procesos y protocolos sanitarios correspondientes.

La conversación que Alberto Fernández y Putin tuvieron hoy se da también luego de la carta que le envió el presidente argentino a su par de Rusia hace un mes cuando en Moscú se dieron a conocer los detalles de la vacuna Sputnik V.

En ese entonces, Alberto Fernández escribió a Putin: “Recibí su anuncio de hoy, al igual que millones de argentinos, con un agradecido sentimiento de esperanza. En mi nombre y el de mis compatriotas, le ruego tenga a bien transmitir a los hombres y mujeres de ciencia rusos que trabajaron en la vacuna contra el coronavirus que hoy se ha registrado, las felicitaciones por un logro que quedará entre las páginas indelebles de la historia de la medicina mundial”.

A la vez, en la misiva firmada de puño y letra que envió Alberto Fernández al Kremlin destacó que la Argentina y Rusia “se encuentran entre aquellos que plantearon en los foros multilaterales que la lucha contra la pandemia debía regirse por el principio de solidaridad”.