Cambiemos intenta evitar la prisión de Aída Ayala y se generó interna en el bloque

Se habilitó la revisión del caso de Aída Ayala pero de un sector de Cambiemos intentan evitar el desafuero. La Coalición Cívica se opone y amenaza con dictamen propio.

Cambiemos intenta evitar la prisión de Aída Ayala y se generó interna en el bloque

Desde un sector de Cambiemos intentan archivar el desafuero de la radical Aída Ayala, condenada a prisión por asociación ilícita y administración fraudulenta por la contratación de un servicio de recolección de residuos cuando era Intendente de Resistencia.

La reincidencia abrió una interna en el bloque Cambiemos, porque los diputados de la Coalición Cívica, cercanos a Elisa Carrió, anticiparon que no están de acuerdo con volver a sostenerla en libertad.

Ayala fue condenada a prisión, pero los camaristas habilitaron una nueva apelación y sus compañeros buscarán desactivar su desafuero. Para la Coalición Cívica, son funcionales al kirchnerismo.

LEER MÁS: Confirmaron la prisión preventiva de Ayala

Hace un mes, la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia ratificó la condena y le solicitó a Tonelli reabrir el proceso de desafuero que había cerrado en julio, pero el diputado se tomó un tiempo para convocar a la Comisión y la semana pasada los camaristas habilitaron una revisión del fallo en Casación Penal.

Con ese dato, llamaron a la comisión para este miércoles a las 17 e instruyó a sus pares por chat a respaldar una vez más a la compañera. A Paula Oliveto y Juan Manuel López, de la Coalición Cívica, no le gustó la misión y amenazaron con presentar un dictamen de minoría.

Segun LPO, Ricardo Gil Lavedra, abogado de la chaqueña, prepara un recurso ante Casación como última instancia para no llegar a la Corte Suprema y darles a los jueces del máximo tribunal otra arma para negociar con el Gobierno.

En agosto, cuando estalló el escándalo de los cuadernos y pronto llegarían nuevos pedidos de detención a Cristina Kirchner, Federico Pinedo y Tonelli fijaron una doctrina interna para resolver los desafueros. Consistía en aceptarlos sólo si fueron revisados por la Cámara de Apelaciones, como ocurrió con Julio De Vido.

Con ese compromiso, cuando la Cámara falló su contra Ayala entendió que no podría evitar la prisión, prometió renunciar a los fueros, pero no lo hizo. Pero las autoridades de su bloque tienen claro que su libertad vale más que cumplir la palabra.