Además, Carrió atribuyó la compra de la vacuna rusa a una cuestión geopolítica. “Los chinos y rusos se están peleando por inversiones en el territorio argentino. Estamos en una alianza geopolítica muy peligrosa”.