martes, mayo 28, 2024
12.2 C
Buenos Aires

«Evita y la profesión de fe de un juez desubicado» por Gustavo Menéndez

Recomendadas

El vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Dr. Carlos Rosenkrantz, días pasados, pronunció una conferencia en la Universidad de Chile sobre Justicia, Derecho y Populismo en Latinoamérica. En la oportunidad, el magistrado creyó conveniente revisar el enunciado de Evita que reza: “donde hay una necesidad, nace un derecho”. Veamos lo que dijo Rosenkrantz.

“No puede haber un derecho detrás de cada necesidad porque no hay suficientes recursos para satisfacer todas las necesidades, a menos que restrinjamos qué entendemos por necesidad o entendamos por derecho aspiraciones que no son jurídicamente ejecutables”

Indudablemente, los recursos son escasos y, de lo que se trata, cuando ejercemos cargos en la función pública, es fijar prioridades y definir con claridad un rumbo en la defensa de los intereses generales. Pero el enunciado de Evita ha sido mal interpretado. ¿O tergiversado? A mediados de la década de los años 40 del siglo 20, todos entendían a qué se refería Evita. Se refería a los sectores más postergados que demandaban escuela, salud, vivienda, salarios dignos, leyes sociales… Nadie dudaba que detrás de esas necesidades aguardara un derecho que debía materializarse igualando para arriba.

Desconocer el sentido político y realista del enunciado de Evita nos resulta una infamia por el discurso displicente de quien apela a una fraseología peligrosa. Porque, ¿cuál es la solución para los pobres? ¿La resignación? En vez de abrir un debate acerca de la construcción de políticas superadoras, se apela al fatalismo de los números que no cierran. Habría que pensar mejor antes de generar zozobra en sectores arraigados en el pueblo y que todavía respetan a una mujer luchadora y verdadero ejemplo de solidaridad.

Muchas veces el fantasma del populismo y de los recursos escasos es traído a la arena mediática para clausurar cualquier posibilidad de transformación. Nuevamente, escuchamos consignas de la antipolítica que solo buscan conservar privilegios. No es el caso del Peronismo. Y, mal que les pese a los eternos rezagados del despertar nacional, su vigencia pone a prueba nuestra capacidad transformadora y la capacidad de daño de las minorías del privilegio, a las que parece representar el Vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

 

 

 

 

Gustavo Menendez
Presidente PJ Merlo

- Publicidad -

Últimas noticias