La CIA y Alemania espiaron a decenas de países, entre ellos Argentina

Los servicios de Inteligencia de Estados Unidos y Alemania espiaron durante décadas las comunicaciones diplomáticas y militares de decenas de países, entre ellos los de la Operación Cóndor y la Guerra de Malvinas.

La CIA y Alemania espiaron a decenas de países, entre ellos Argentina

Así lo revelaron los cables publicados este martes por el centro independiente “National Security Archive” (NSA), tras una investigación publicada este martes por el diario The Washington Post y la cadena pública alemana ZDF.

Por medio de Crypto AG, una compañía suiza de encriptación, —propiedad de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) junto al Servicio Federal de Inteligencia (BND)—. se codificaron las comunicaciones de unos 120 países a partir del fin de la segunda Guerra Mundial, entre los que se incluye India, Pakistán, Chile, Argentina, Brasil, Uruguay, México, Colombia, Perú, Venezuela, Nicaragua, España, Grecia, Egipto, Arabia Saudí, Irán e Irak, entre otros.

La inteligencia de Estados Unidos y Alemania no solo obtenía acceso a la información clasificada de sus clientes sino que además facturaba millones de dólares por sus servicios.

Dichas máquinas permitieron a la CIA acceder a miles de mensajes secretos que podrían estar relacionados con los golpes militares de 1973 en Chile; el de 1976 en Argentina; el asesinato del excanciller chileno Orlando Letelier en Washington en 1976; la revolución sandinista en Nicaragua y la guerra de las Malvinas.

“National Security Archive” hace mención especial al espionaje sufrido por los miembros de la Operación Cóndor, un plan de varias dictaduras latinoamericanas en las décadas de 1970 y 1980 para eliminar a sus opositores.

Según la investigación, ni Rusia ni China, principales adversarios de los gobiernos de Occidente, contrataron jamás los servicios de Crypto.

El diario The Washington Post, que titula el informe como «el golpe del siglo», dijo que en un documento interno y clasificado de la CIA se describe la historia de este proyecto ultrasecreto y se identifica a los funcionarios de inteligencia que supervisaban la operativa y también a los ejecutivos de Crypto que la hicieron posible.

Artículo anteriorAxel Kicillof y Mariano Cascallares pusieron en marcha el programa “Mi escritura, mi casa”
Artículo siguienteBolsonaro propuso reunirse con Alberto Fernández el 1º de marzo en Montevideo