Paseo del Bajo: cómo circularán micros, camiones y autos particulares

paseo del bajo, obra, caba, ciudad autónoma de buenos aires

Paseo del Bajo: cómo circulan micros, camiones y autos particulares

El corredor vial del paseo de bajo estimado en 7.1 kilómetros, es estrenado este lunes 27 de mayo y conectará las autopistas Illia y Buenos Aires-La Plata con carriles exclusivos para el tránsito pesado, accesos veloces y directos a la zona del puerto de la ciudad de Buenos Aires y a la Terminal de Retiro.

El propósito del Paseo del Bajo va a ser separar los camiones y colectivos de gran distancia de los automóviles particulares que, conforme a lo que notificó el Gobierno porteño, va a mejorar la conexión entre el norte y el sur de la Ciudad, esto favorecerá a más de 134.000 vecinos, los que van a ahorrar hasta 35 minutos de viaje en su ingreso a Buenos Aires.

Conforme a los datos revelados por el Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte porteño, por esa zona circulan diariamente 15.326 camiones, 807 micros y 76.000 autos más o menos. Con esta nueva obra, los camiones y los ómnibus de gran distancia van a poder trasladarse en 12 minutos sin encontrarse con los automóviles particulares.

Paseo del bajo: La obra

​La obra incorpora 12 carriles; 4 van a ser destinados a camiones y micros con accesos a la Terminal de Ómnibus de Retiro y al puerto y, los otros 8, van a ser para particulares que, por su parte, van a estar divididos en cuatro: con sentido norte sobre Alicia Moreau de Justo y cara el sur sobre el eje Madero-Huergo.

La vía por la que van a correr solamente camiones va a estar bajo el nivel de las calles por las que circularán los autos particulares. En otros tramos, en tanto, como por poner un ejemplo el ámbito de avenida Castillo, entre Retiro y el Puerto, estos van a ir por encima.

La vía por la que van a correr solamente camiones va a estar bajo el nivel de las calles por las que circularán los autos particulares. En otros tramos, en tanto, como por poner un ejemplo el ámbito de avenida Castillo, entre Retiro y el Puerto, estos van a ir por encima.

Para los colectivos de línea se incorpora el proyecto de “cajones amarillos” para ordenar las paradas más o menos cada 400 metros. Cada cajón acotará el espacio físico para la detención de colectivos y allá se van a organizar los paradores con un máximo de 2 líneas cada uno de ellos, para eludir demoras en el ascenso y descenso de pasajeros.

Paseo del bajo: Fotografía