Pedirán que el Salario Mínimo se actualice tres veces al año

Las centrales obreras reclaman $45.000 a tono con la canasta básica, pero ante el drástico deterioro aspiran a una recuperación paulatina de su valor. Este miércoles se reúne el Consejo del Salario.

salario minimo

Pedirán que el Salario Mínimo se actualice tres veces al año

Entre las aristas que avizora el Consejo del Salario 2020 (CNS) aparecen nítidas las vinculadas a datos duros y las estructurales desde lo social y político. En la órbita gremial y en la previa a la cita de mañana, la CGT y la CTA Autónoma propician un incremento que lleve el actual Salario Mínimo Vital y Móvil (SMVM) de $16.875 a más de $45.000.

Además del cariz de “aspiracional” la pretensión tiene un cálculo base a partir del valor de la canasta básica de $46.460. Desde allí un estudio de la CTAA determinó que en los últimos 5 años el SMVM perdió un 35,7 % y más del 29,5% desde 2018. Con un incremento del 55,5% el actual valor llegaría a $26.247 y cubriría el 56% de la canasta básica. Vislumbran entonces que con una convocatoria más dinámica, cada 3 o cuatro meses prestarían acuerdo.

Los empresarios que acudirán al CNS, vale acotar, están a distancia considerable de esa intención gremial e incluso al austero porcentaje piensan solicitar el pago en cuotas. El rol del Gobierno en la pulseada asoma como relevante.

La CTA que comanda Hugo Yasky, según reseñaron desde esa central a BAE Negocios, aguarda el informe que les ofrecerá al respecto su Centro de Investigación y Formación para establecer postura.

El antecedente de una dinámica más intensa para el CNS lo promovió el ferroviario Sergio Sasia los tres años que el SMVM se fijó por laudo, sin acuerdo sindical. El gremialista sostuvo para cada ocasión que el CNS podía constituirse en un “catalizador salarial” en tiempos de crisis. La pandemia adosó un valor agregado a esa inquietud.

Es más, la moción también forma parte de la estrategia de la CTAA que antes de la crisis Covid había solicitado la convocatoria del CNS en febrero pasado, como publicó este diario.

Hugo “Cachorro” Godoy refrendó aquella iniciativa “de absoluta vigencia”. Más allá de la danza de números donde realzó el valor de la canasta básica el dirigente ponderó otros puntos que llevará su central al CNS que por primera vez se activará por videoconferencia. Entre ellos la convocatoria a las organizaciones sociales para que participen de la mesa.

Tópico de relación directa con el salario universal que tiene debate público antes del coronavirus y la emergencia volvió a poner sobre tablas.

Godoy enumeró los efectos directos e indirectos que provoca el SMVM para revalidar la necesidad de que el CNS “tenga estado de sesión permanente como lo ameritan las circunstancias, y no que suceda como en los últimos años donde fue el Gobierno anterior el que fijó el monto del ingreso base aferrándose al laudo”.

Uno de los titulares de la CGT, Héctor Daer, recordó que al menoscabo de la canasta básica corresponde agregarle la pérdida respecto de la inflación por lo cual le atribuyó al CNS la obligación de constituirse en una “gran paritaria” y que la misma tenga “una línea inversa a los últimos años, recuperando poder adquisitivo para los trabajadores y las trabajadoras”.

En cuanto a los sectores sindicales que no tendrán asistencia al CNS pero gravitan en cuanto a la vida interna de la CGT y por ende el movimiento obrero, desde el Frente Sindical (Fresimona) que comanda el moyanismo, el referente de Canillitas y legislador provincial del Frente de Todos, Omar Plaini, consideró “vital y decisiva” esta convocatoria del CNS.

“El programa ATP utiliza el salario mínimo para su base de cálculo y también influye en la negociación colectiva de sectores del ámbito público provincial, municipal, y los compañeros trabajadores/as de casas particulares”, sostuvo. Sin perjuicio del análisis cualitativo del ingreso salarial de base, Plaini consideró que también en esta instancia se revela la necesidad de cambios estructuruales en el movimiento obrero respecto a los roles “que la realidad impone” y siempre con la premisa de la “unidad de los trabajadores”.