Cada vez más candidatos para suceder a Martiniano Molina en su cuestionada gestión en Quilmes

La gestión del intendente de Cambiemos, Martiniano Molina, recibe críticas de propios y ajenos. Y hay cada vez más figuras que quieren sucederlo

Quilmes, Martiniano Molina, Obras
Acusan a Martiniano Molina de ejecutar menos obras y provocar las inundaciones en Quilmes

Cada vez más candidatos para suceder a Martiniano Molina en su cuestionada gestión en Quilmes


Según las encuestas locales, la campaña para la reelección de Martiniano Molina en la intendencia de Quilmes no levanta. Y, en consecuencia, cada vez son más los que expresan sus aspiraciones para tomar la posta.

Una de las primeras que salió a dar a conocer sus intenciones fue Mayra Mendoza, diputada nacional y referente de La Cámpora, que cuenta con la venia de Cristina de Kirchner y que, pese a ser de las que más mide, en caso de que el peronismo decida ir unido deberá enfrentar a un peso pesado local: Francisco “Barba” Gutiérrez. Según un concejal afín, el exintendente (entre 2007 y 2015) “va a salir a jugar con todo. Es el candidato más conocido. Hasta los que no lo quieren lo ven mejor que a Martiniano”.

Pero no son los únicos allegados al peronismo que aspiran al sillón local. La figura de Aníbal Fernández, quien anunció que se presentará como precandidato a concejal de Pinamar, todavía tiene peso en el municipio que gobernó entre 1991 y 1995.

El concejal Matías Festucca, que en 2017 sumó casi 140 mil votos y perdió por cerca de 3300 sufragios ante el candidato del oficialismo, cuenta con el visto bueno del ex jefe de Gabinete de Cristina y se suma a la lista de interesados en la intendencia.

LEER MÁS: Mayra Mendoza cada vez más candidata en Quilmes  

En la misma línea se encuentra Ángel García (Juntos por Quilmes), a quien Fernández, en la época que usaba la 10 local (en términos futboleros), definía como su número 5. Pese a que los conocidos aseguran que es una relación política que está rota, a la hora del rearmado nunca se sabe. “Hay muchos candidatos que se presentan con el fin de luego quedar bien posicionados para ser primeros en las listas de concejales”, asegura un opositor local.

La lista la completan Roberto “Gallo” Gaudio, referente local de trayectoria y exfuncionario del ex intendente Sergio Villordo (2003-2007); Julio Nieto, delfín de Ricardo Etchegaray (ex titular de la AFIP) y otras veces candidato pero que nunca superó el 4 por ciento; Luis Bratti, quien suele aparecer en la foto con algún representante del peronismo nacional; Alejandro de Fazio, que en su momento se pasó del FpV al Frente Renovador y se encolumna a la candidatura de Sergio Berni en Provincia; y Walter de Giusseppe, el aspirante de Miguel Pichetto a nivel local.

Pero Molina no sólo tendrá que medirse con la oposición. Luego de la victoria interna en La Pampa, el radicalismo se envalentonó y, en caso de que no lo bajen desde arriba, se plantó de cara a una interna con el fin de terminar la “dedocracia”.

El diputado provincial Fernando Pérez, quien fue secretario de Gobierno de Molina, ya recorre el municipio con críticas al actual intendente. No es el único interno que le hace frente. Lilita Carrió, una de las primeras en arremeter contra el actual intendente, dejó en evidencia sus motivos. Mónica Frade, la abogada que lleva adelante la mayoría de las denuncias de la representante de la Coalición Cívica, es de Quilmes y quiere lanzarse.

Todos coinciden en lo mismo: el ciclo de Molina está terminado. “Tenemos un intendente que no sabe hablar. No puede ser que no pueda sostener ni una entrevista con un medio local. Lo corrés un poco, y no sabe qué hacer”, dicen desde las oficinas internas.

Los pronósticos ponen al Barba Gutiérrez y a Mayra Mendoza como principales competidores. Y las encuestas nacionales son claras: el 28 por ciento que Macri colecta en Quilmes no le alcanza a Molina para ganar. Para eso debería sumar más de un 12 por ciento de corte de boleta en un municipio en el que eso nunca pasó. Así las cosas, habrá qué ver de qué manera sale a jugar un intendente cada vez más solo.