La inflación comienza a bajar por el congelamiento de las tarifas y los combustibles

A pocos días de que termine enero, las consultoras adelantan que el IPC subiría entre 3 y 3,5%. Para febrero, estiman 3%.



La inflación comienza a bajar por el congelamiento de las tarifas y los combustibles

Faltan tres días para que termine enero y, para los economistas, no hay dudas de que la inflación será más baja que la de diciembre, que cerró con una suba de precios de 3,7%. Las estimaciones de algunos analistas consultados por Infobae indican que el Indice de Precios al Consumidor (IPC) se ubicará entre 3% y 3,5% y en febrero estará en torno al 3%.

Aún con un tipo de cambio congelado por el cepo, el rubro alimentos y bebidas sigue marcando la diferencia y trepando mucho más que el promedio, lo que hace que la inflación núcleo -comúnmente llamada core en la jerga económica- todavía se ubique cerca de 4%. Este factor inercial es lo que todavía genera preocupación y que, por el momento, no parece tener solución.

Estos aumentos de precios, “inusuales” según fuentes oficiales, están siendo motivo de preocupación o observación por parte de los funcionarios de la cartera de Desarrollo Productivo, por lo que convocarán a las empresas para que presenten su justificación. “Se está notando un comportamiento preventivo y especulativo, frente a un futuro acuerdo de precios y salarios más general que Precios cuidados. El Gobierno está demorando ese pacto porque todo está supeditado a la reestructuración de la deuda, pero eso complica toda la estrategia antiinflacionaria”, remarcó el economista de Ecolatina, Lorenzo Sigaut Gravina.

Según las mediciones realizadas por esta consultora, la primera quincena de enero tuvo una suba de precios del 3,2% respecto del mismo período de diciembre, y la estimación para todo el mes les da 3,4%.

“No está mal, pero tampoco bien. Alimentos y bebidas nos dio 5,6% en los primeros quince días y la núcleo cerca de 4%”, afirmó el analista, quien agregó: “Esto quiere decir que el congelamiento del tipo de cambio, de las tarifas y de los combustibles está haciendo que lentamente que inflación vaya de 4% a 3% mensual. Pero todavía vemos que todo lo que es precio libre está subiendo al 4%; no se está pudiendo romper esa inercia, por lo que estás retrasando en términos reales los otros precios”. Para febrero, en tanto, Ecolatina espera una inflación en torno a 3 por ciento.

“El Gobierno está llevando a cabo una estrategia para llegar a marzo; desde el punto de vista de los acuerdos salariales, el esquema tarifario, el pacto de precios y salarios. La inflación viene con un componente inercial muy fuerte y la forma de desarticularlo es ir de a poco generando expectativas hacia adelante”, consideró el economista de Analytica, Santiago Gambaro.

Esta consultora no mide precios, pero mantiene una proyección de 3,7%, casi en línea con la del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que lo mantiene en 3,8%. Para el segundo mes del año, en cambio, sus estimaciones bajan a 2,9 por ciento. Según afirmó el economista, “el rubro alimentos sigue alto y la canasta de Precios Cuidados tiene impacto, pero relativamente moderado. Además, durante enero se restituyó el IVA”.

Para la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), la inflación de enero podría dar abajo de 3%, ya que ése fue el número que les dio en la medición de la ciudad de Buenos Aires en las primeras tres semanas de enero. Pero la inflación núcleo, que excluye los productos estacionales y los regulados, le da a FIEL 3,5%.

Consultado sobre el tema, el economista de la firma Daniel Artana sostuvo que “no es razonable congelar tarifas porque patean el problema”, así como “tampoco es razonable atrasar el tipo de cambio”. “La gran pregunta es si esto es transitorio mientras arman un programa económico, donde tengo un marco regulatorio y establezco un sendero para converger a algo sostenible en el tiempo o están tirando la pelota afuera para ganar tiempo”, reflexionó Artana.

EcoGo, en tanto, prevé que en enero los precios habrán subido 3% respecto de diciembre. “Sigue siendo un numero alto en un contexto de congelamiento de dolar oficial, tarifas y combustibles, lo cual manifiesta una inercia inflacionaria complicada en un contexto de emisión monetaria y presión en la brecha cambiaria”, aseguró el economista Federico Furiase.

El analista consideró que para evitar que la brecha cambiaria siga escalando con riesgo de acelerar la inflación a pesar del congelamiento, es clave que en febrero el BCRA saque pesos de la cancha, tener buenas señales en torno a la negociación de la deuda soberana en dólares, contener el riesgo de default en la provincia de Buenos Aires y que el Tesoro siga reconstruyendo la curva de pesos frente a los fuertes vencimientos de bonos en moneda local que el país tiene en febrero y marzo