Alberto Fernández le adelantó a Hugo Moyano que podrían darse reformas laborales por sectores

El encuentro fue en la sede de la Federación de Camioneros. También debatieron estrategias para reactivar la economía.     

Alberto Fernández le adelantó a Hugo Moyano que podrían darse reformas laborales por sectores


El presidente electo Alberto Fernández compartió se reunió este martes con el jefe del sindicato de Camioneros, Hugo Moyano, y otros gremialistas, ante quienes dijo que es necesaria “una reforma laboral que debería darse por sectores” mediante la “modernización de los convenios colectivos y sin que signifique una pérdida de derechos ni de reducción salarial”.

Fernández visitó al ex jefe de la CGT en la Federación de Camioneros en el barrio porteño de San Telmo, a la que llegó alrededor de las 13.30 y donde estuvo más de dos horas reunido con los referentes sindicales.

Según fuentes del encuentro, primero hubo una reunión de media hora entre Fernández, Moyano y una mesa chica de dirigentes en una oficina del segundo piso del sindicato y después se dirigieron a la planta baja, sumando a otros gremialistas a la reunión, que incluyó un asado.

De acuerdo con lo que dejaron trascender a la salida del encuentro algunos de los sindicalistas que participaron del almuerzo, “no hubo pedidos por parte de Moyano para ubicar tropa propia en el Gobierno ni un reclamo puntual por la caída salarial ni un bono de fin de año”.

En tanto, sin hablar en detalles sobre el futuro gabinete ni de las medidas que evalúa tomar cuando asuma la presidencia la semana próxima, Fernández conversó casi tres horas con los dirigentes antes de partir sin hacer declaraciones a la prensa.

Las fuentes señalaron que el futuro jefe de Estado admitió que debería haber “una reforma laboral por sectores, a través de la modernización de los convenios colectivos de trabajo, y sin que signifique una pérdida de derechos ni de reducción salarial”.

Esta posibilidad fue admitida también por dirigentes gremiales de otros sectores internos, aunque advirtieron su oposición a una “flexibilidad laboral” generalizada.

Además, la reunión se produjo en momentos en que Moyano presiona a las cámaras empresarias del transporte de cargas para que otorguen un aumento salarial de 23 por ciento para el semestre enero-julio de 2020 -que se sumaría a idéntico incremento ya firmado para julio-diciembre de este año- y un bono extra de 20.000 pesos.

Y también en medio de una nueva ofensiva del camionero a sus colegas de la CGT, a quienes fustigó por no pedir un bono para fin de año.